Preguntas a los Servicios de Protección de Menores.

En el sistema de protección a la infancia hay mucha contradicción y muchas preguntas en el aire que nadie responde; es el silencio también una respuesta.

 

De la web amiga www.sinfancia.net hemos extraído la mayor parte de estas preguntas:

¿Por qué un niño con sólo cuatro años puede haber estado viviendo en cinco sitios distintos (centros, familias de acogida,… estando tutelado por la administración, y haber tenido más de treinta profesionales distintos llevando su caso, acumulando en sus expedientes centenares de hojas analizando y reanalizando su lamentable situación?.

¿Por qué un niño puede entrar en un centro de acogida con sólo días y salir con años, cuando no hay ningún impedimento para estar en familia de acogida?

¿Por qué los centros de acogida y residenciales siguen estando llenos, y el acogimiento familiar sigue siendo algo muy desconocido entre la población en general? ¿Hay interés real en que el número de familias de acogida sea mayor, y el número de chavales que vivan en centros sea menor?

¿Por qué no se promueve más el acogimiento familiar, cuando por todos hay coincidencia en que es el mejor recurso, y mucho más beneficioso que la institucionalización del menor?

¿Por qué no se analiza el impacto que causa en un niño un ingreso largo en un centro de acogida o residencial, de carencias, de falta de estabilidad, de vínculos, de afectividad…? ¿Y por qué no se estudian como afectan a un menor los cambios frecuentes de centros a familias, y los cortes tan radicales con sus lugares de referencia?

¿Por qué a familias adoptivas o de acogida se les pone reservas (o incluso se prohíbe) para poder mantener contacto con el centro donde los niños han estado residiendo durante un tiempo de su vida, y con los educadores que los han cuidado, y a los que les unen fuertes lazos sobre todo cuando los menores han estado en los centros varios años?

¿Por qué un proceso de retirada de tutela de un niño a su familia se interrumpe en más de una ocasión (durante días, semanas e incluso meses) por vacaciones o por formación de los técnicos correspondientes, quedando las necesidades de los supuestos “profesionales” muy por encima de los niños y las familias?

¿Por qué en alguna ocasión a las familias biológicas se les comunica sólo por carta que su hijo va en adopción, y ningún técnico se lo comunica en persona? ¡Que frialdad y que inhumano pueden hacerlo todo!

¿Por qué los centros de menores están llenos de chavales procedentes de clases muy pobres y con muchas dificultades sobre todo económicas y de red social? ¿Cómo es que no hay casi niños de clases altas?

¿Por qué desde algún servicio de adopciones y acogimientos pueden hacerse sin más, chantaje y amenazas a educadores en relación a la salida de unos niños del centro tutelar?Se actúa como un sistema piramidal de poder y represión, donde quien manda lo puede todo sin considerar, argumentar ni justificar nada.

¿Por qué a los educadores de centros tutelares se les pone tantas reservas, y en algunos casos incluso se les prohibe sacar niños de paseo, de comida o a un parque? ¿Por qué se puede negar a estos niños tan faltos de atención individualizada que puedan salir? ¿ A quién se está “protegiendo”?

La plaza de un niño en un centro está estimada en un alto coste y teniendo en cuenta que casi todos los centros tutelares del país estan llenos, damos por hecho que este sistema es caro a las administraciones; entonces, ¿ por qué no se buscan alternativas mejores para los niños que a la vez podrían ser más económicas ? ¿Por qué se les quita la tutela a sus padres y se les niega la acogida a la familia extensa? ¿Para darlos en adopción?

¿Cómo potenciar que puedan seguir en su entorno, ayudas reales a las famílias biológicas, promover los acogimientos, etc.? El interés económico puede ser una respuesta, el pastel de dinero para la infancia tutelada es grande, y muchos los pretendientes (fundaciones, administración, profesionales…) muchos los funcionarios a mantener con las subvenciones de papá Estado, si no hay niños en los orfanatos…sobran funcionarios…

Hay que mantener a los niños quitándoselos a los padres…

Los niños son quitados a los padres no porque los niños estén desprotegidos sino porque los padres a los que “eligen” los Servicios Sociales no están en condiciones económicas de mantener abogados, ni tan largas esperas, ni tienen la suficiente información de a quién y cómo acudir para defender sus derechos, no están en condiciones de estar en la ciudad donde le han “cogido” al niño porque tiene que ir a trabajar a otra ciudad…y si no lo visita una vez al mes le retiran al niño y lo dan en adopción…Al dar el niño en adopción la burocracia de los Servicios Sociales se sigue “alimentando” y manteniendo sus numerosos puestos de trabajo.

¿Por qué las opiniones (frecuentemente dolosas y subjetivas) de los Trabajadores Sociales y “técnicos” del Servicio de Protección de Menores que tienen menos cualificación profesional que doctores (médicos, psicólogos, abogados) son tenidas como absolutamente concluyentes?

Si el interés del niño es lo principal, como bien predican muchos, ¿por qué puede darse tan tranquilamente que al ser “retirados” de su entorno, puedan separar tan fácilmente de su propia familia en frecuentes ocasiones en contra de lo dispuesto en la Ley?

Esta entrada fue publicada en Denuncias, Servicios de Protección del Menor. Guarda el enlace permanente.