Carta al Director General de Asuntos Sociales, Igualdad e Inmigración de Murcia Sr. D. Leopoldo Navarro Quiles.

Adrián Bangala Dumitru Murcia www.familiadesprotegida.org

 

Al Sr. D. Leopoldo Navarro Quiles. Director General de Asuntos Sociales, Igualdad e Inmigración de Murcia.

 

Murcia  30 Septiembre de 2011.

 Asunto:

Por parte del Servicio de Protección de Menores de Murcia:

–       Falacias vertidas en la reunión del 16-IX-11 convocada por el Sr. Navarro Quilez  -Incumplimiento de la Ley (Arts 172  y  22 de la Ley Civil y Art. 14 de la Constitución ) -Maltrato institucional y social. –Presuntos actos de prevaricación  y malversación de fondos – Silencio administrativo negativo.

En la reunión que mantuve con usted, la Trabajadora Social, el Psicólogo y la Supervisora del caso de mi hijo Mariano Bangala Hernández , el viernes 16 del presente mes y año, la convocatoria de su carta del 8-IX-1 emitió usted una serie de opiniones que me sorprendieron por ser opuestas a la verdad y  a las determinaciones que adoptó usted mismo en la visita que mantuvimos el 3-VI-11.

Por mi parte, para dejar constancia de la verdad ante todas las falacias que se vertieron en la citada reunión le  comunico a usted:

1º— En relación con los documentos que dicen ustedes haberme presentado no siendo cierto.

 

Tanto usted como la Trabajadora Social Dª. Ángela Martínez me fueron mostrando en la reunión unos documentos que decían me habían enviado y estaban en mi poder. Como les dije en el momento y le repito ahora es completamente incierto que todos aquellos documentos me los hayan entregado ustedes. Nunca los pusieron a mi alcance. Esto es así y demostrable ya que si cualquiera de los documentos que me presentaron hubieran querido que hubiera llegado  a mi poder me lo habrían remitido por correo a mi domicilio tal y como han hecho con otros documentos. Nunca he dejado de aceptar los documentos que me han enviado. Es más, siempre les estoy demando respuesta por escrito que me prometen algunas veces y luego no me envían. Por tanto, algunos de  los documentos que me presentaron en la reunión son ustedes sabedores de que nunca me los han remitido.

 No sé los motivos que le indujeron a ustedes dos a mentir de tal forma. Bien podría ser que ustedes quisieran tener a su favor algún argumento falaz para oponerse a la verdad de los hechos. Esto podría constituir una presunta prevaricación.

Anteriormente habían hecho algo semejante:

Cuando retiraron a mi hijo el 4-IV-11 lo hicieron sin comunicármelo.  Nada más conocer el hecho me presenté en los Servicios de Protección del Menor pidiéndoles que me lo comunicaran cosa que no hicieron hasta el día 17 de Mayo de 2011.

2º.- En relación con la enfermedad de plagiocefalia contraída por mi hijo en el orfanato de Cartagena sin que me hayan respondido a pesar de mis continuas demandas de información.

En los burofax que envié a usted números NB00015784973 de fecha 20 VII-11, NB00015785279 de fecha 9-VIII-11, NB00014220538 de fecha 8-IX-11 he venido denunciando  la enfermedad de plagiocefalia de mi hijo que ha contraído en el orfanato en donde lo tienen confinado. De esta enfermedad, de su evolución y estado no me han enviado ustedes ninguna documentación ni informe médico contraviniendo presuntamente el Art 22 de la Ley Civil Información a los Familiares.

Ante la falta de esta información comuniqué la irregular situación  la Consejera de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia Sra. Dª. María Ángeles Palacios Sánchez en los burofax número NB00015785278 de fecha 9-VIII-11 y NB 00014220536 de fecha 8-IX-11 y en carta E 140 Nº 201100427435 de fecha 11-VIII-11  Consejería de Presidencia al Presidente de la Región de Murcia Sr. D. Ramón Luis Varcálcel Siso, también 1en carta con Registro de Entrada en las oficinas de Defensor del Pueblo de la Región de Murcia con fecha 28-VII-11.

Ítem más, ni la Directora  del orfanato de Cartagena Sor Francisca ni la Trabajadora Social Dori Martínez Bernal no han tenido a bien el informarme nunca de la enfermedad contraída por mi hijo en su establecimiento a pesar de mis peticiones.

 

Por todo ello no es cierto lo que me dijo usted en la reunión con la aquiescencia de la Trabajadora Social Dª Ángela Martínez que yo no me intereso en la salud de mi hijo y que no he pedido ningún informe a ninguno de ustedes. Me estoy interesando continuamente por mi hijo como demuestra mi dedicación a él y los siguientes escritos, entre otros que les he dirigido a ustedes:

5 burofax a usted mismo el Director de Asuntos Sociales, Igualdad e Inmigración, 5 burofax al Sr. D. José Seiquer Carasa, Jefe de la Sección de Protección y Tutela, 1 burofax dirigido al Sr.D. José Romero Funcionario del Servicio de Protección de Menores, 1 burofax dirigido al Hogar de Infancia de Cartagena, 6 burofax dirigidos a la Sra. Dª Dori Martínez Bernal, Trabajadora Social del Hogar de la Infancia de Cartagena, 5 burofax dirigidos al la Directora del Hogar de la Infancia de Cartagena Sor Francisca, 2 burofax a la Trabajadora Social Sra. Dª Ángela Martínez de Murcia, 2 burofax y una carta de fecha 28-VII-11  dirigidos a la Sra. Dª. María Ángeles Palacios Sánchez, Consejera de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia.

Item más, no dicen la verdad ustedes cuanto afirman que la enfermedad la contrajo el niño antes de ser ingresado en el orfanato y aún más vuelven a mentir y a contradecirse cuando afirman que el niño es plagiocefálico desde el mismo nacimiento. Atendiendo a los certificados médicos de su nacimiento y del Historial Médico del Hospital la Arrixaca, de donde retiraron al niño asumiendo la tutela ilegalmente, se demuestra que nunca había padecido el niño esta enfermedad hasta que con la falta de movimiento propio del origen de esta enfermedad la contrajo en el mismo orfanato por falta de atención.

Por otra parte, hay que tener en cuenta la inexplicable actuación profesional en de Dª.Dori Martínez Bernal que me ha venido informando dolosamente de las posibilidades de la devolución de mi hijo, negándose a contestar cualquiera de los 6 burofaxes que le he dirigido, negándose a cumplir las citas concertadas entre el Sr. D. José Seiquer Carasa, Jefe de la Sección de Protección y Tutela (ver burofax a la Sra. Martínez de 27-VI-11) y ella misma para recibir a la familia extensa , y demás actuaciones no acordes con el Código Ético de su profesión con el resultado de haber entorpecido sobremanera la resolución de mi caso.

El resultado final de tales actuaciones ha sido el cambio de la anterior Trabajadora Social por la actual Sra. Dª Ángela Martínez que desempeña sus funciones en Murcia con los consiguientes inconvenientes al estar mi hijo alejado por su internamiento  en Cartagena y no estar ella hasta el mes de junio relacionada directamente con los implicados en el caso.

Item más, la nueva Trabajadora Social del caso Dª Ángela Martínez afirmó en entrevista que mantuve con ella el 14-VII-11 que la enfermedad de la plagiocefalia la adquirió el niño antes de que lo ingresaran y cambiando de opinión dijo en la reunión del día 16-IX-11y con el beneplácito de usted mismo que el niño tenía la enfermedad desde su nacimiento. Esta afirmación por parte de Dª Ángeles Marínez constituye una completa patraña. Su afirmación es absolutamente incierta y queda demostrado como tal documentalmente por los certificados médicos de su nacimiento y del informe médico de la Arrixaca que demuestra que el niño no tenía plagiocefalia antes de su reclusión en el orfanato. Todos estos certificados obran en mi poder y demuestran fehacientemente que mi hijo estaba completamente sano y sin plagiocefalia hasta que ustedes se lo llevaron. Por lo tanto la afirmación tanto de la Trabajadora Social como de usted mismo es una completa y grave falacia.

Desde aquí, una vez más les insto me informen de esta enfermedad contraída por mi hijo estando bajo su tutela.

3º.- En relación con el acoso que dicen usted dicen padecer con mis escritos acusatorios a su parecer.

Mis escritos no son acusatorios. Solamente expreso la verdad lo más objetivamente posible y apoyándome en pruebas. Por tanto lo del acoso no es tal  acoso sino algo subjetivo que usted afirma.

Dijo usted en la reunión del 16-IX-11 que va a enviar mis escritos al Equipo Jurídico y que deje yo de enviar escritos porque si continúo enviándolos me van a perjudicar.

Está usted en su derecho de enviar cuantos escritos desee a quien considere oportuno. Por mi parte continuaré haciendo uso de mi libertad para enviarle a usted o a quien considere necesario cuantos escritos deba enviar.

4º.- En relación con las dos Resoluciones emitidas por usted.

A) En la primera  Resolución (Fechada el 6-IV-11 y que a pesar de mis continuas solicitudes me la entregaron con un retraso de un mes y once días: el 17-V-11) 

Esta Resolución es una resolución presuntamente dictada a sabiendas de que es injusta (Art. 404. Título XIX. Capítulo I: De la prevaricación de los funcionarios públicos y otros comportamientos injustos) y además de esto  no me lo comunicaron en el tiempo y forma prescrito según la ley .

 

La aplicación del  contenido presuntamente prevaricador de esta Resolución consiguió privarme injustamente de la tutela de mi hijo ya que la misma contiene:

 

*argumentos parciales y falaces .

* no se consideran mis derechos de padre ya que se apoyan en argumentos referidos a mi expareja y no a mi.

* no se me convocó para la citada comparecencia a mi como padre .del niño ya que admitieron solamente la presencia de la madre.

* obtuvieron  de mi expareja unos datos conseguidos presuntamente con dolo que no son ciertos (según he demostrado documentalmente en diferentes burofax en su poder)

* se tiene en cuenta para algunos puntos y no para otros la enfermedad mental que según la misma Resolución reconoce en su punto 2 reconoce en la madre

* los argumentos de esta Resolución tienen como base el testimonio obtenido por presunto acoso de mi expareja en comparecencia de fecha 16-II-11 que son falsos.

1º.- En esta primera Resolución, los dos primeros puntos referidos a la conducta y vida anterior de la madre del niño por la que abrieron expediente en ese Servicio de Protección de Menores, no tienen relación alguna conmigo, como es evidente.

2º.- El punto tercero en el que se expone que la madre no ha justificado el control de embarazo del niño no es cierto en absoluto. Yo, como padre  desde el momento de su gestación me he ocupado de todo lo referente a mi hijo  acompañando oportunamente a la madre a realizar los necesarios controles de embarazo (cuyas fotocopias tiene usted en su poder por el burofax NB00015797854 de fecha 13-VI-11) así como con todas las demás obligaciones que comporta el cumplimiento del Art. 154. Por tanto no es cierto lo que dice la Resolución de que no ha habido control en el embarazo. Si que hubo control y completo, tal y como los médicos lo indicaron que se hiciera.

3º.- El punto tercero referido de lo que se dice reconocido por mi expareja y madre de mi hijo sobre mis condiciones económicas será un “reconocimiento” por  parte de ella pero que en de ninguna manera concuerda con la realidad ya que yo con mi trabajo estoy plenamente capacitado para cubrir todas las necesidades económicas de mi hijo  según certificado que, a sugerencia de usted mismo le envié adjunto en el burofax NB00015797854.

4º.- Con respecto al punto quinto como usted muy bien sabe por los documentos que le he enviado tengo domicilio fijo, estoy empadronado en Murcia y tengo trabajo en el Taller familiar de iconos del tio-abuelo de mi hijo según consta en el certificado que le adjunté en el certificado del burofax especificado en el anterior punto.

5º.- Con respecto a la aseveración de su Resolución de que con fecha 28-III-11 comuniqué que me marché a vivir a Barcelona he de manifestar que en ningún momento hice tal afirmación. El motivo de mi viaje a Barcelona solamente para  quince días fue para realizar un trabajo que se me había encomendado. Dejé  a mi hijo durante estos quince días al cuidado de su tío-abuelo y de su hermana ya que previamente D. Mariano obtuvo documento de ese Servicio de Protección de Menores al conocer que mi expareja  tenía abierto expediente  con anterioridad en ese Servicio para que no pudiera darse el caso de haber malas interpretaciones.

Teniendo en cuenta que la asunción de Tutela de mi hijo  fue realizada según una “apreciación” de ustedes de desamparo he de comunicarle que la susodicha apreciación no resulta acorde con la realidad ya que mi hijo no ha estado nunca en situación de desamparo ni siquiera de riesgo además de  que en ningún momento se  me llegó  ni a comunicar  ni a establecer contacto conmigo según está legislado en el Art. 172 de la Ley.

De las afirmaciones presuntamente falaces y tendenciosas de esta Resolución que sirvieron como pretexto para ingresar a mi hijo en un orfanato, he dejado constancia documental  en el burofaxNB00015797854 que le remití a usted el día 13 –VI-11.

 

B) En la segunda Resolución (Fechada  el 4-VII-11).

Esta segunda Resolución no tiene que ver nada con la realidad ya que el tio-abuelo de mi hijo no ha vuelto a solicitar nunca la acogida familiar de mi hijo. No se a que viene esta Resolución a no ser que se haya emitido a modo de “cortina de humo” para obstaculizar lo que yo (a sugerencia de usted mismo en la entrevista personal que mantuvimos el 3-VI-11) estoy solicitando: que se me devuelva la tutela de mi hijo.

Por tanto esta, Resolución presenta:

a)    Argumentos obsoletos ya que no vengo pidiendo la acogida de mi hijo a la que usted hace referencia en esta Resolución sino lo que vengo demandando es que se me devuelva al niño y su tutela para que pueda vivir en el hogar al que pertenece por lo que no se entiende esta Resolución.

b)    Argumentos tendenciosos ya que no es cierto que el tío-abuelo de mi hijo D. Mariano no acreditara su parentesco ya que si quedó acreditado (documentalmente y con los testimonios de la familia: la abuela de mi hijo, dos tías-abuelas más). Tampoco es cierto que el tío-abuelo del niño no esté vinculado al mismo ya que lo conoce desde el día en que nació y convivió con él desde entonces. Por  parte del niño es lógico que no exista esta vinculación “dada la corta edad del niño” según se dice y reconoce usted en el punto 7 de esta Resolución por lo que resulta paradójico que usted mismo se valga del argumento de la vinculación.

c)    Argumentos incongruentes con juicios de valor.

Es incomprensible que culpen ustedes a un familiar de mi hijo que no ha hecho sino seguir las indicaciones que desde un principio le dio el funcionario Sr. José Romero. Es incomprensible como han utilizado  a este familiar  para poder coger a mi hijo de la Arrixaca sin seguir los pasos prescritos por la Ley. No es de recibo que la Trabajadora Social Dª Dori Martínez Bernal se negara a recibir a D. Mariano después de haberlo acordado con el Sr. Seiquer el 18-V-11.

Es incomprensible como sin dejar a D. Mariano ni a ningún familiar visitar al niño lo acusa usted en el nº 8 de su Resolución de dificultar la intervención global del caso.

La falsedad de este nº8 se evidencia por la artificial construcción de su argumentación y por la inversión de secuencias, dice usted textualmente: “D. Mariano adopta una actitud de no reconocimiento de la situación que dio lugar a la medida de protección adoptada, dificultando la intervención global del caso”

D. Mariano adoptó una muy acertada actitud de reconocimiento de la situación, lo mismo que también yo reconocí la situación: que se valieron de D. Mariano para hacerse ilegalmente de la tutela de mi hijo, que declararon dolosamente que mi hijo estaba en desamparo sin estarlo.

Si se da un no reconocimiento de la situación es porque la situación que ya está dada no es de recibo, entonces la situación que ustedes procuraron y que dio origen al no reconocimiento por parte de D. Mariano, esta situación producida por ustedes es la injusta y no al contrario.

¿La intervención global del caso? El caso lo han procurado artificialmente ustedes mismos ya que aquí no hay ningún caso de abandono, maltrato o cualquier circunstancia que hiciera necesario que ustedes intervinieran para nada. Aunque su madre tuviera un expediente abierto con ustedes yo no tengo ninguna responsabilidad con la vida pasada de mi expareja y este expediente no es motivo que me quiten a mi hijo máxime teniendo todos los medios para ocuparme de él como así lo hecho siempre.

 

Además, D. Mariano no ha interferido en nada, pero si lo hubiera intentado ¿cómo podría hacerlo si se niegan a recibirlo, si le niegan que me acompañe a ver a mi hijo, si se niegan ustedes a que me acompañe a las entrevistas que tengo con usted( véase su carta de fecha 8-IX-11)?.

Los Servicios Sociales solamente han hecho manipular al tío-abuelo de mi hijo y se ha valido de él para poder llevarse a mi hijo al cual mantienen recluido injusta e indebidamente desde el mes de Abril en un orfanato.

Tienen recluido a mi hijo   con riesgo de su salud física y psíquico-social, con continuas dilaciones para perpetuar la situación e intentar que yo no pueda cumplir (cambio de residencia por motivos de trabajo o no poder siguiendo pagar los altos costes de abogados) con las condiciones leoninas que cada día me van imponiendo más y más los funcionarios y Director del Servicio de Protección de Menores de Murcia.

d)    Argumentos falsos.

D. Mariano solicitó el 25-III-11 el acogimiento de mi hijo lo hizo por indicación del  Sr. José Romero como mejor solución que se le presentó según el citado funcionario que él y su hermana  fueran los acogedores. Una vez que autorizó a D. Mariano para recibir en su domicilio a su sobrino nieto, como así lo hizo,  después se le negó al acogimiento argumentando que D. Mariano es mayor de edad para el acogimiento y que es sacerdote. Estos dos argumentos no parecen ser muy sólidos ya que según me informaron en las  oficinas de Acogimiento del Servicio en abuelos y tios-abuelos no es obstáculo la edad y por otra parte el negar el acogimiento por ser sacerdote constituye una discriminación por motivos religiosos que va en contra de del Art. 14 de la Constitución. Después del cambio de opinión del funcionario Sr. Romero, D. Mariano no ha pedido nunca ser el acogedor familiar por lo que no consta ninguna otra fecha como las que usted indica  en su Resolución del 4-VII-11 en que D. Mariano volviera a solicitar la acogida. Tampoco es cierto que en los burofax de fechas 19-04-2011 y 14-05-2011 que usted indica en la misma Resolución D. Mariano reiterara su petición de acogimiento ya que lo que solicita textualmente “Por todo lo cual se solicita la devolución del niños a su padre a la mayor brevedad posible” y consiguientemente la devolución a su familia pero no a él.

Los otros dos burofax enviados en la mismas fechas anteriores fueron enviados por mi y no por D. Mariano.

Habida cuenta de la conversación que mantuvimos D. Mariano y yo mismo con usted en el despacho de usted  el día 3-VI-11 en la que  me indicó que la mejor solución sería que se me otorgara la tutela para entregarme a mi hijo, estando en perfecto acuerdo todas las partes es por lo  viene a retrasar el proceso positivo que parecía haberse iniciado y no es acorde con su anterior opinión. Tampoco se entiende que en la reunión del 16-IX-11 vuelve usted atrás en la propuesta que me hizo de que solicitara la tutela de mi hijo y en esta reunión me exige contrato de trabajo, recibo de alquiler de un piso (sabiendo usted que estoy domiciliado y trabajando con el tío-abuelo de mi hijo como familia que es)

La Resolución firmada por usted que tomaron los funcionarios de ese Servicio de Protección de Menores como pretexto para llevarse a mi hijo del Hospital de la Arrixaca donde lo ingresamos la familia y en donde recibía tratamiento de un resfriado contiene aseveraciones absolutamente falsas según le comuniqué a usted documentalmente en el burofax que le remití el día 13-VI-11. Por todo lo cual considero que la Resolución firmada por usted ha sido dictada a sabiendas de su injusticia por lo que se podría considerar lo legislado en el Art. 404. Título XIX. Capítulo I: De la prevaricación de los funcionarios públicos y otros comportamientos injustos.

5º-En relación a la entrevista personal que mantuvo usted conmigo el día 3-VI-11.

1º.- Que con respecto al caso de la asunción de la tutela por parte del Servicio de Protección de Menores de Murcia es algo que  han hecho ustedes en contra de lo legislado en el Art. 172 de la Ley Civil . Esto es así  según las pruebas documentales contenidas en los numerosos burofax que le he venido enviando y que obran en su poder.

Las contradicciones y mentiras tanto de usted como la de la Trabajadora Social Dª Ángela Martínez con respecto a la plagiocefalia contraída por falta de cuidados, tratamientos e información de la misma (ya que el niño sigue presentando los síntomas) no son sino un intento de enmascarar la verdad, de no asunción de responsabilidades por parte de ustedes, que espero finalice de una vez por la salud de mi hijo.

6º.- En relación con el maltrato institucional y social que venimos padeciendo mi hijo, yo y toda la familia. 

Por todo lo anterior le reitero por la presente que tanto mi hijo como yo y el resto de la familia nos sentimos víctimas de los procedimientos, resoluciones  y actuaciones tanto de usted como por los funcionarios ya que comportan negligencia, inseguridad, estado emocional negativo , malestar físico, incorrecta maduración de mi hijo así como maltrato social por la subatención a las necesidades de su salud. Todo lo cual da como resultado la presunta violación de los derechos básicos del niño y de la familia.

7º.- En referencia a sus obligaciones como Director y político.

En la reunión del pasado viernes 16-IX-11 me dijo usted que usted no puede permitir como Director y como político que acose yo por mis escritos a sus funcionarios y que por este motivo va a enviar mis escritos al Equipo Jurídico del Centro cosa que me va a perjudicar.

A estas afirmaciones suyas le comunico:

*Yo no he atacado nunca a sus funcionarios.

*No se trata de ataque sino de decir la verdad.

*La verdad, como le respondí a usted personalmente en la reunión, demuestro  documentalmente y no solo de palabra.

*Usted es Director y político pero no creo que sea adivino luego no sabe usted si su acción me va a perjudicar como usted afirma o por el contrario me va a beneficiar. De todas formas me congratulo del envío de mis cartas a su Equipo Jurídico ya que espero que se pueda llegar a un Juzgado que  haga justicia de las actuaciones y el trato que estoy recibiendo del Servicio de Protección de Menores de Murcia.

*No tengo conocimiento de que las funciones de un Director ni de un político sea la defensa de sus funcionarios, la mejor defensa de sus funcionarios es un trabajo conforme al código ético y las normas de la Administración. Tampoco es necesaria ninguna defensa máxime donde no existe ningún ataque. No confundir ataque con el derecho de decir la verdad que a todos los beneficia. Las funciones de un Director y de un político están al servicio de toda la sociedad:

a)Su función como político, entre otras, como usted muy bien sabe, es la canalización de peticiones de la población hacia los poderes.

b) Su función como director, entre otras, es la de planificación, organización y control con acciones correctoras. Espero que intervenga usted en la realización de  estas funciones correctoras en mi caso creo ser necesarias teniendo en cuenta su propia actuación y la actuación de los funcionarios de los cuales es usted responsable.

8º.- Incumplimiento de los acuerdos por parte de ustedes  y silencio administrativo.

No se comprende como los acuerdos con respecto a mi caso a los que llegan tanto usted como los funcionarios de Servicio de Protección de Menores se ven incumplidos por cambios constante de pareceres y alargamiento y demora.

Tampoco considero que sea de recibo el silencio administrativo negativo a que me tienen sometido a tantos burofax y demás comunicaciones que le vengo remitiendo.

A mi pregunta de cuando me van a devolver a mi hijo usted me respondió en la reunión que tienen 1300 niños en que ocuparse y esto tarda tiempo. Le recuerdo que seis meses en el primer año de vida de un niño es mucho tiempo para retener a un niño que además de contar su familia de todos los medios para atenderlo ha sido separada de ella sin motivo.

La lentitud en la resolución de casos arroja una nueva injusticia al mío. Hay que tener en cuenta además el gasto que supone el niño estando recluido como está, gasto de un dinero público que podría ahorrarse ya que si no se ahorra cuando se debe podría tratarse de un presunto caso de malversación de fondos públicos.

No solamente me tienen sometido a mi como padre al silencio administrativo negativo sino también a otras instituciones como el Defensor del Pueblo de la Región de Murcia que admitió mi queja con referencia nº 5556/2011 y que requirió con fecha 10 de agosto de 2011 la información necesaria a ese Servicio de Protección de Menores sin que le hayan respondido.

El Defensor del Pueblo, según me comunica en su carta el 21 de septiembre de 2011, ante la tardanza en la respuesta de ustedes de enviar el informe requerido, les ha solicitado la remisión urgente del mismo. Esperamos que envíen a la mayor brevedad posible este informe para conocimiento del Defensor del Pueblo y consiguiente cumplimiento de sus funciones  de impulso de la efectividad de los Derechos Humanos en el marco del Estado de Derecho, democrático, participativo y pluralista.

Sería deseable que para la finalización cuanto antes del caso que nos ocupa (teniendo en cuenta la urgencia que reclama la corta edad de mi hijo) se contestara lo antes posible los comunicados presentados demandando respuesta.

Por mi parte, transcurrido el plazo legal, acudiré a instancias superiores.

Solicito, una vez más, se me informe de la enfermedad de plagiocefalia contraída por mi hijo en el orfanato de Cartagena así como se me devuelva la tutela lo antes posible.

Espero que se tenga en cuenta el Anteproyecto del Consejo de Ministros del 8-VII-2011 para Reformar Ley de Protección de la Infancia (anteproyecto de reforma aplaudido por Unicef, The Children y Prodeni entre otras) que contribuye a que se devuelvan a los niños encerrados injustamente en los orfanatos a los padres que como en mi caso venimos padeciendo las consecuencias de una Ley que parece ser deficiente ya que se ha solicitado el cambio con el citado Anteproyecto del Consejo de Ministros y mal aplicada, al menos en mi caso, por los funcionarios de ese Servicio de Protección de Menores y sus superiores.

 

 

 

 

 

 

Fdo: Adrián Bangala Dumitru.

Esta entrada fue publicada en Cartas. Guarda el enlace permanente.