¿Protección(?) de Menores?

 

Los Servicios de Protección de Menores de España se vienen apoyando en la actualidad en una ley que necesita ser renovada urgentemente ya que esta ley da oportunidad para que se estén produciendo numerosos y graves abusos. Es una ley que se está aplicando muy deficientemente, en muchos casos,  con ilegalidades, negligencias, prevaricaciones, contubernio y connivencia  por parte de funcionarios , superiores y adláteres.

Debido a una ley deficiente y a una aplicación de la misma aún más deficiente  ha dado lugar a que muchos niños y sus padres estemos sufriendo maltrato institucional.

Se están llevando a cabo  daños irreparables a uno de los fundamentos más importantes de la sociedad: la familia.

Los perjudicados por estos hechos levantamos, cada vez con mayor frecuencia,  nuestras  voces que claman por la necesidad urgente de renovar los Servicios de Protección del Menor para que no se continúen llevando a cabo la serie de abusos y daños que irreparablemente se están produciendo con nuestros hijos y nuestras familias.

No solamente el  maltrato institucional se está dando en los hospicios subvencionados con dinero público (muchas familias a las que las han desposeído de sus amados hijos están en perfectas y sobradas condiciones de educarlos y mantenerlos) sino que el maltrato institucional se lleva a cabo por medio de una numerosa pléyade de funcionarios, médicos, psicólogos, trabajadoras sociales.

Al mismo Consejo de Ministros de  nuestra  Nación parece haberle llegado el clamor de familias deshechas por haberle privado de la tutela de sus hijos ilegalmente por lo que parece que , al fin, han detectado profundas  deficiencias de la actual Ley  ya que ha presentado el Anteproyecto de reforma de la Ley con fecha 8-VII-2011.

Este Anteproyecto de Ley se ha visto precedido por una serie de propuestas que la Comisión aprobó el pasado mes de noviembre y presentado al Consejo de Ministros. También cuenta con  un informe presentado por la Ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad ya que esta Ley, fue uno de los compromisos adquiridos por la ministra de Sanidad tras su toma de posesión, implica la reforma del Código Civil, de la Ley de Enjuiciamiento Civil y de la Ley de Protección Jurídica del Menor, de 1996.

Con este Anteproyecto se han tenido en cuenta, por fin, una serie de criterios comunes tomando como base la jurisprudencia sentada al respecto por el Tribunal Supremo y por los avances en esta materia en el Derecho Comparado.

El documento también ha tenido en cuenta las aportaciones de las Comunidades Autónomas, a quienes directamente corresponden las competencias en esta materia, Defensor de Pueblo, Fiscalía General del Estado, Comité de Derechos del Niño, expertos y organizaciones de defensa de la infancia. Entre otras cosas, la nueva legislación unifica los procedimientos y normativas para todas las Comunidades Autónomas, de manera que facilita la coordinación y control de actuaciones en materia de protección a la infancia.

Ya que es patente la urgente reforma de la ley, esperamos que a partir de su promulgación no se  vuelvan  a producir abusos semejantes por parte de algunos funcionarios.

El objetivo del Anteproyecto viene a recoger, por fin, las recomendaciones de la ComisiónEspecial del Senado en los dos últimos años que ha venido a analizar los problemas de la adopción nacional y otros temas colaterales.

Este Anteproyecto , entre otras cuestiones, aboga por potenciar la acogida familiar frente al internamiento de los niños en centros de acogida.

Algunos padres nos preguntamos:

  • Al niño al que ilegalmente se le ha privado de su padre: ¿tendrá que seguir internado en un  hospicio de monjas subvencionado con dinero público en que se encuentra innecesariamente y adquiriendo enfermedades?
  • Al niño que se le ha privado de dejarlo en su familia extensa para ingresarlo en un hospicio de monjas subvencionado con dinero público y al que no se le permite las visitas de su familia extensa: ¿cuándo serán devueltos a su familia?
  • A los bebés que ingresaron ilegalmente y basándose por parte de funcionarios y Director General de Servicios Sociales en resoluciones con prevaricación y dolo y que se encuentran internados: ¿cuándo serán devueltos a su familia?

…   y continúa, años 80…..hasta la actualidad…han cambiado las formas pero no el hecho del robo…

En los medios se observa con cierta frecuencia casos de hijos, padres, madres y familiares en busca de sus hijos que fueron internados en centros con un simple dictamen de uno o varios  funcionarios, asistente social.

Niños que fueron internados con la connivencia del Director General de Servicios Sociales que se apoyaba, a su vez, en los funcionarios y  que  esgrimiendo una ley deficiente y peor aplicada por ellos mismos daban los niños en adopción. Sin conocer al niño, ni su familia, fijándose parcialmente en unos datos falseados estos funcionarios son dueños del destino del  destino del niño y lo castigan con la separación de su familia. Todo ello para mantener sus estatus de funcionarios.

Para mantener este estatus  necesitan lo que para ellos es la “materia prima”: el niño. Si no hay niños para internar en hospicios subvencionados no hay trabajo para los funcionarios. Si no hay niños para internar en hospicios no tienen estos hospicios el dinero público para su existencia. Los hospicios subvencionados de monjas que antaño recogían a niños abandonados cumpliendo un carisma de amor recogen ahora también a niños robados con un propósito de lucro bajo apariencia de caridad con la que engañan a toda la sociedad. Les faltan vocaciones y tienen que sobrevivir con sus extensos conventos.

                                      … y continúa…años 80…hasta en la actualidad…

Los funcionarios realizan todos los desmanes muy fácilmente: les es suficiente presentarse en un hospital y coger al bebé, o en un colegio si son mayorcitos…después los ingresan (en mi caso rechazando a la familia extensa con motivos anticonstitucionales, Art 14)…y ya está. Ahora si el padre quiere recuperar al hijo tendrá que estar pendiente de una serie de papeleos….de citas incumplidas…de comparecencias impedidas, de esperar meses y meses mientras el niño enferma y no se desarrolla normalmente ni psíquica ni socialmente ni afectivamente…de cambios en el equipo (para dificultar e impedir la entrega a su familia) de los que se “encargan” del niño…ect…

El resto es más sencillo para que puedan quedarse con el niño para seguir recibiendo subvenciones y luego darlo en adopción a quienes ellos consideren: hay que acudir a los tribunales.

Los funcionarios para robar al niño no tienen que ir al juez, un padre sí. ¿Qué es lo que esto implica? Primero que quiera coger algún abogado el caso del niño (los únicos abogados que se sienten con “potencia” son los que trabajan para  los Servicios de Protección del Menor  y no admiten fácilmente la intromisión en su terreno de otro compañero.

Cualquier abogado lo sabe porque ante el “personal” y abogados del Servicio de Protección del Menor saben que el Juez normalmente da el veredicto a favor de los Servicios.

Si se va al Colegio de Abogados a preguntar por un abogado especialista en este caso no lo dicen. ¿A quien acudir?

A mi me ha salido mal con dos abogados que he procurado para mi hijo.

El padre que tenga  una empresa o dinero para poder gastar hasta arruinarse si llega el caso le será permitido luchar por su hijo en este ámbito. A las personas que tenemos un sueldo normal (bajo claro) y que no tenemos derecho a un abogado de oficio llegará un momento que no podremos con los gastos….entonces nos quedamos sin hijo…lo dan en adopción.

Entonces, por fin, según dicen, el niño se criará en una familia adecuada que lo amará. Esto no es así, la familia más adecuada para mi hijo es la suya…aunque la familia a quien lo destinen sea maravillosa…pero la mía…si me devuelven a mi hijo, también es una familia maravillosa.

Con las familias adoptivas los funcionarios tampoco  actúan correctamente. Cuando quieren dar el niño a una familia pueden pasarse la lista de “idoneidad” e ir bajando hasta llegar a la que a los funcionarios les puede interesar, es muy sencillo…con poner en el informe cualquier excusa referida al carácter de uno de sus componentes…o medios materiales inadecuados según ellos….ect….

Con las familias extensas (que son las primeras que tienen derecho a acoger a los niños para que estos no salgan de su entorno familiar) también hacen lo que quieren: pueden negar y niegan la acogida por cualquier suposición, por ejemplo, (a mi me ha pasado): decir que los familiares nos podríamos enfadar entre nosotros y por esto no nos lo dan. No hace falta decir que con familiar en cuestión nos llevamos perfectamente. Increíble.

Lo más triste es que, encima, dicen trabajar por el interés superior de la infancia.

No es extraño pues que surjan voces cada día, en todos los medios de comunicación social, en Asociaciones como ANPRODEFA (Defensa del Niño y de la Familia ante los servicios sociales de menores), APRODEME (Asociación para la Defensa del Menor), en páginas web como www-esmihija.es, en la red como “Negligencias y Abusos de Asistentas Sociales, EAIA, DGAIA y Psicólogos que, indignados, en su primera página nos dicen:

“Denunciar a La NUEVA INQUISICION, cómo en muchos casos, las instituciones pagadas de nuestros bolsillos y puestas al servicio del ciudadano, se convierten en maquiavélicas armas represivas , que vulneran los derechos humanos, y la Constitución, como el fin para que se han creado, está en manos de ineptos y mercenarios que lo convierten en un lucrativo negocio, cruel e irracional…juntemos nuestras denuncias y relatos, y que esto cambie, o por lo menos que se investiguen a los no profesionales…”

Yo seguiré luchando por mi hijo, por la justicia, por unir mi voz a tantas familias como la mía con la esperanza de que me devuelvan a niño, seguiré luchando por que no les roben más niños a ninguna familia.

Seguiré luchando  hasta que me  devuelvan lo que es mi sangre, mi amor,  mi forma de entender la vida, de entenderme yo , de hacerme cada vez más persona mientras intento hacer a a esta personilla mucho más grande que yo.

 

 

Esta entrada fue publicada en Denuncias, Orfanato de monjas católicas Hijas de la Caridad de Cartagena (Murcia) Centro colaborador del ISSORM (Instituto de Servicios Sociales de Murcia), Otras instancias, Robo de niños, Servicios de Protección del Menor. Guarda el enlace permanente.